Inicio

Menos Ruido para Puerto Rico!  Tu Puedes Ayudar!

Ruidos, Ruidos y más Ruidos en Puerto Rico.  ¿Por qué somos cautivos de los ruidos y de los ruidosos que nos limitan nuestra tranquilidad, disfrute de la propiedad y salud? ¿Cómo hemos llegado a ser una sociedad tan indiferente ante una problemática que nos afecta a todos? ¿Por qué hay personas que no respetan los derechos ajenos a un ambiente libre de ruidos?

Todos tenemos el derecho de escuchar aquellos sonidos que nos agradan y que son parte importante en nuestras vidas y no los ruidos impuestos por otros.  Los ruidos excesivos e innecesarios altamente amplificados, pueden ser agresiones sonoras a nuestros oidos y calidad de vida.

Todos podemos ayudar a lograr un Puerto Rico donde vivamos con menos ruidos.  Unete, Educate, Participa!

La Problemática del Ruido Urbano en Puerto Rico

Los ruidos son sonidos no deseados que tiene efectos directos e indirectos en la calidad de vida, salud, las relaciones humanas, el medio ambiente y el orden público de las áreas urbanas y rurales de nuestra Isla.  Entendemos que estamos siendo expuestos a “ruidos” cuando percibimos sonidos desagradables, los cuales, no podemos controlar o eliminar, pues usualmente son impuestos sobre nosotros por otras personas o por la tecnología que usamos en nuestro diario vivir.

Ciertamente, hay sonidos a los que nos exponemos voluntariamente, como cuando vemos televisión o vamos a una actividad recreativa, los que pueden estar excesivamente amplificados y representan de igual forma un riesgo a nuestra salud auditiva.  Pero en el caso de los ruidos, predomina la imposición sonora, la agresión sonora, sobre nosotros sin poder en ocasiones tener opciones para detenerlo.

Nuestra Isla, sin duda, es cada vez más ruidosa. Los ruidos de los medios de transportación, maquinarias, amplificación comercial, animales domésticos, entre otros ruidos, literalmente nos hacen la vida muy difícil e imposible en nuestro hogar, lugar de trabajo, estudio, recreación o esparcimiento.

Los efectos del ruido pueden ir desde diferentes grados de molestia, frustración, malestares físicos, hasta la pérdida temporera o permanente de la audición.  Ruidos altamente amplificados son una seria agresión a nuestros oídos, salud y calidad de vida.  De igual forma, son un serio obstáculo a la comunicación verbal, la detección y comprensión de sonidos y la degradación del disfrute de lugares como áreas de esparcimiento, estudio, descanso e interacción social.

En el caso de los ecosistemas naturales y los organismos que ahí viven, cuando éstos son expuestos a altos niveles de ruido ambiental, pueden sufrir la pérdida temporera o permanente de la audición, el abandono de sus hábitats naturales y dificultades en la comunicación efectiva, entre otros efectos detrimentales por la presencia del ruido antropogénico, causado por el hombre, en el ambiente natural de nuestra Isla.

Usted puede también contribuir a lograr un Puerto Rico menos ruidoso!

Tú Puedes Ayudar a que Nuestra Isla sea Menos Ruidosa

  1. Reporta los ruidos a la Policía, la Junta de Calidad Ambiental o acude a los Tribunales en busca de que se eliminen los ruidos y se controlen a los ruidosos.  No te quejes si no te quejas.  Para ver como radicar un querella [Presiona Aquí]
  2. Educa a otros sobre el tema.  Dialoga con tu familia, compañeros de trabajo y amigos sobre el problema de los ruidos en Puerto Rico y sobre las alternativas que tienen los ciudadanos para resolver dicho problema.
  3. Reduce la amplificación de sonidos en tus equipos de música o televisión.  No modifiques tu auto o motora para que haga más ruido.
  4. Educa y disciplina a tu perro para que no ladre innecesariamente.  Consulta el internet y tu veterinario para técnicas de cómo ayudar a tu mascota a modificar los ladridos excesivos.
  5. Exige que reduzcan la amplificación en lugares públicos, como el cine, las discotecas y otras actividades sociales donde el nivel de sonido sea tan alto, que no puedas hablar con otras personas o te moleste a la audición.
  6. Si el nivel de sonido es alto, protege tu audición.  Aléjate de los ruidos altos, usa protección auditiva o no vayas a dichos lugares donde la amplificación es excesiva.
  7. Escribe cartas a los medios de comunicación reportando los problemas con ruidos y brindando tu opinión al respecto.  Haz que tu voz y tu opinión cuenten.
  8. Busca información adicional sobre el tema y compártela con otros.

 

“Te invitamos a explorar la página y enviarnos comentarios y sugerencias.